Si estás buscando desayunos y meriendas en Ávila, tal vez te interese saber por qué estas dos comidas son importantes para no engordar.

Tal vez hayas conversado alguna vez con personas que están realizando una dieta. En general, habrás descubierto que el médico les habrá aconsejado hacer varias comidas al día, en vez de realizar pocas y abundantes. ¿Cuál es el motivo? Cuando el cuerpo humano no come, empieza a consumir los hidratos de carbono del cuerpo, pero después de un tiempo, empieza a mandar señales el cerebro de que falta azúcar en sangre. Como consecuencia, empezamos a sentir hambre y el organismo nos pide la consumición de azúcares, que es la energía más inmediata posible (y además la que usa el cerebro en primer lugar). El problema es que, cuando no se come con frecuencia, es muy difícil evitar los atracones, porque el cuerpo te pide comer mucho más. Por este motivo, aunque parezca contradictorio, si haces pocas comidas, terminas engordando.

Vale la pena recordar que el cuerpo es capaz de transformar el azúcar sobrante en grasa. Por eso, la gente que no desayuna o merienda llega con mucha hambre a la comida y a la cena. Esto favorece que uno coma o cene con mayor fruición. Sin embargo, eso no sucede si decides tomar desayunos y meriendas en Ávila.

¿Qué pasa, sin embargo, cuando desayunas y cuando meriendas moderadamente? Tu organismo no envía señales de alerta al cerebro y, por ende, no necesitas un gran aporte de azúcares en cada comida. El cuerpo no se ve en la necesidad de asimilar todo lo que comes, pues existe un aporte constante. De este modo, expulsará de manera natural aquellos nutrientes que necesite, sin necesidad de retenerlos.

En Defábula Estoy esperamos que te hayan resultado interesantes estas consideraciones acerca de por qué desayunar y merendar es importante para no engordar.