Degustar los platos combinados en Ávila debe hacerse tras ver lo que la ciudad puede ofrecerte. Ávila cuenta con una larga historia, la cual deja sentir sus ecos en cada calle y monumento. Recorrerla es casi como realizar un viaje en el tiempo. ¿Quieres conocer qué ver en esta ciudad? Entonces, no dejes de leer.

Lo primero que deberías ver, y seguro que saltará a la vista, es la muralla que rodea el perímetro del casco antiguo. El recinto mide 2516 metros de largo y puedes pasear por algunas secciones de la misma. Además, es una de las pocas que aún permanece en pie en todo el mundo; solo por esto merece la pena su visita.

Tras contemplar la muralla y una vez hallas probado los platos combinados en Ávila, una visita a la catedral de la ciudad es necesaria. El interés que suscita este templo es innegable: es considerada la primera de estilo gótico en la península. Fue construida en sillares de granito, los cuales le otorgan un aspecto único y distinguido.

Una vez terminada la visita a la catedral, la siguiente parada es el Mercado Grande. Puede acceder a él, algo muy recomendado, atravesando la Puerta del Alcázar. Lo primero que verás es la Iglesia de San Pedro y podrás combatir el calor en uno de los soportales cercanos. Además, podrás dejarte caer por las tiendas del lugar.

Por último, si quieres ver un ejemplo único del románico hispánico, la Basílica de San Vicente te espera. Se encuentra fuera de la muralla y cuenta con añadidos arquitectónicos de varias épocas. Una delicia para los amantes de la arquitectura.

Como has podido ver, en Ávila hay mucho que visitar, aunque en esta entrada solo se citen tres lugares. Desde Defábula Estoy te invitamos a contactarnos y a que pruebes nuestras propuestas culinarias.